lunes, 3 de diciembre de 2007

URBANISMO Y GENERO EN LA CIUDAD DE SAN SALVADOR

La siguiente nota es parte de un artículo publicado por el medio electrónico del periódico Nuevo Enfoque, y enviado por nuestra amiga Arq. y Consultora Patricia Garay de Reinosa. Se puede leer completo en el sitio :http://www.libros.com.sv/edicion0U/mujeres.html .Los comentarios se dan en base al Foro de Urbanismos recientemente celebrado en la ciudad de San Salvador. Y al que por cierto muy pocos medios de comunicación ofrecieron la cobertura e importancia que merecía el evento.



San Salvador: una ciudad ambientalmente insostenible

Según el Arq. Harth Deneke, urbanista y consultor, el Área Metropolitana de San Salvador, concentra el 60% de la población y la producción nacional, por tanto no puede continuar siendo una ciudad ambientalmente insostenible, con graves focos de contaminación como la 25 Avenida Norte y la Calle Arce, considerados entre los puntos más contaminados del país. Más grave aún es que San Salvador, el departamento donde residen dos millones de habitantes, carece de una planta de tratamiento de aguas servidas o excretas. En definitiva, no pueden seguirse postergando las acciones requeridas para minimizar el impacto ambiental y a la vez, los efectos de los fenómenos naturales.

También se suma a esos desafíos, según urbanistas salvadoreños y extranjeros, aprobar una política nacional de ordenamiento y leyes básicas que faciliten la racionalización y orden en el uso del suelo, por ejemplo una ley de ordenamiento territorial, ley de vivienda, ley del uso del suelo y ley de construcción; asegurar la gestión urbana eficaz mediante instituciones fortalecidas; poner a disposición de toda la ciudadanía planos urbanos actualizados; mejorar la movilidad a través de un sistema de transporte público efectivo y más importante aún, es construir ciudades equitativas donde toda la población tenga acceso a la tenencia de la tierra, servicios públicos, acceso a espacios públicos seguros y a oportunidades de trabajo, que les permita obtener recursos para autofinanciar esas necesidades.

Debe asegurarse la gobernabilidad de las ciudades a largo plazo, aún con los cambios políticos, ya que es la única manera de impulsar proyectos de verdadera incidencia en la planificación urbana y territorial, tal como ocurrió en las grandes ciudades que han desarrollado procesos exitosos en beneficio de su población.

Hacia las construcciones de altura

De igual manera, agrega Mario Valiente, debe priorizarse las construcciones de altura ante el escaso espacio disponible en el país; merece analizar las limitadas oportunidades de adquisición de vivienda que se está dando al ciudadano/a promedio, quien no está en capacidad de comprar los lujosos apartamentos en construcción en zonas céntricas, y que por tanto, no tiene más opción que comprar o alquilar casa lejos de la periferia urbana, obligándolo/a a invertir hasta 4 horas diarias en traslados, cuando lo justo sería que emplee ese tiempo en descansos.

No hay duda que la población merece ciudades ordenadas con suficientes lugares recreativos y de esparcimiento familiar; infraestructura básica al servicio de las familias y viviendas para la población en general. Lo que obliga a autoridades nacionales y locales involucradas en el tema a replanificar San Salvador con visión de futuro, con el involucramiento de todos los sectores sociales. En ese sentido, merece reflexionar sobre el tema sin perder el enfoque de género y las necesidades de la mayoría de población salvadoreña, las mujeres.

La Constitución de la República norma que la persona es el centro del desarrollo; en la misma línea, la Declaración de Río señaló que el desarrollo de las ciudades debe ser antroprocéntrico, debe partir de la persona humana y la consideración de sus necesidades; mientras que la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer, celebrada en Beijing en 1995, selló el compromiso de los Estados por encaminarse hacia la igualdad y el desarrollo entre los géneros, en el objetivo de integrar la perspectiva de género en todas las políticas públicas.
Son las mujeres quienes más utilizan los espacios y servicios públicos

La construcción de una sociedad más democrática y equitativa, inicia por la planificación de las ciudades considerando que son las mujeres quienes más utilizan los espacios y los servicios públicos; son ellas también las primeras en detectar los problemas e incoherencia producidos por la falta de ordenamiento territorial. Las mujeres de todos los sectores sociales y productivos deben ser protagonistas activas de los planes y políticas para dicho ordenamiento, que facilite mejor calidad de vida en armonía con el medio ambiente y la protección de los recursos naturales.

Es lógico que estas necesidades deben ser financiadas mediante la búsqueda de recursos por diversas vías, entre ellas la reorientación del FODES para financiar nuevos servicios municipales; imposición del impuesto predial sin que el tema sea politizado; El Salvador y Cuba son las únicas naciones que no han aprobado este impuesto en el continente americano y la conformación de alianzas entre el sector público-privado, afirmaron consultores en el referido Foro de Urbanismo.

Estudios realizados en la Unión Europea, donde el tema de urbanismo y género está más avanzado, recomiendan a partir de la Carta de las Mujeres en la Ciudad que el ordenamiento territorial y del urbanismo debe ser un tema central en las agendas de las organizaciones sociales feministas, porque éstos estructuran la vida cotidiana del conjunto de las poblaciones y por ahora, constituyen un crisol claro de la falta de igualdad entre los hombres y las mujeres, la cual se inscribe claramente en la organización del espacio urbano.



3 comentarios:

Rosamaria dijo...

Este espacio genera una enorme posiblidad de espacio que los arquitectos no hemos tenido. Estamos de acuerdo en que no se le dio al evento la cobertura ni la profundidad que se requeria.

Sara C. Centeno. dijo...

Gracias por opinar Rosamaría. Sinceramente me hubiese gustado mucho asistir a esta actividad y , lamentablemente , vuelvo a repetirlo, no se le dió la cobertura necesaria.
Es como si en este país la importancia del espacio urbano estuviese "desligada" del espacio habitacional. Todo lo contrario. Cuando tengamos plena conciencia de la íntima unión de ellos, tal vez...solo tal vez se empiezen a dar los cambios que muchos quisieramos ver YA......menos basura, accesibilidad, movilidad,paisaje urbano, menos contaminación ambiental..etc...etc..
Lástima grande que las actuales autoridades no sean vista 20/20.

Saludos !

Guillermo dijo...

Hola, yo tengo la oportunidad de vivir en San Salvador y soy testigo de que la ciudad sea una ciudad ambientalmente insostenible, tal y como dice desde un principio la nota. Lamentablemente no se ve que importe a las autoridades pertinentes. :(

Saludos!!!

Evolución urbana de El Salvador